sábado, 3 de noviembre de 2012

Miguel Hernández para niños

"4 POEMAS DE MIGUEL HERNÁNDEZ Y UNA CANCIÓN DE CUNA" es un libro de Miguel Hernández con ilustraciones de José Aguilar de la Editorial Versos y Trazos.



"MIGUEL HERNÁNDEZ PARA NIÑOS" es un libro de poemas de Miguel Hernández, edición preparada por Francisco Esteve y con ilustraciones de Lorenzo Olaverri de la Editorial Ediciones de la Torre.


Nos han gustado mucho estos libros de poemas de Miguel Hernández. Son un poco tristes ya que la vida en España en aquella época era muy dura. Os los aconsejamos. Aquí están los poemas que más nos han gustado:



EL SOL, LA ROSA Y EL NIÑO

El sol, la rosa y el niño
flores de un día nacieron.
Los de cada día son
soles, flores, niños nuevos.

Mañana no seré yo:
otro será el verdadero.
Y no seré más allá 
de quien quiera su recuerdo.

Flor de un día es lo más grande
al pie de lo más pequeño. 
Flor de la luz el relámpago,
y flor del instante el tiempo.

Entre las flores te fuiste.
Entre las flores me quedo.

SOBRE EL CUERPO DE LA LUNA
Sobre el cuerpo de la luna
nadie pone su calor.
Frente a frente sol y luna
entre la luna y el sol
que se buscan y no se hallan
tú y yo.

Pero por fin se hallarán
nos hallaremos, amor,
y el mundo será redondo
hacia nuestro corazón.

Miguel Hernández es uno de los más grandes poetas de la literatura castellana.


BIOGRAFÍA DE MIGUEL HERNÁNDEZ
Miguel Hernández nació en un pueblo de Alicante (España) llamado Orihuela el 30 de octubre de 1910. Sus padres, Miguel y Concepción ya tenían otros dos hijos Vicente y Elvira. Su padre se dedicaba a la cría y al comercio de ganado.
Miguel Hernández y sus hermanos
Miguel fue al colegio de Santo Domingo en calidad de alumno pobre. Sacaba muy buenas notas. Su etapa escolar es muy breve desde los 8 años a los 14 años, pero intensamente aprovechada por Miguel.

NIÑO PASTOR
A Miguel le llamaban el pastor poeta porque después de que su padre lo sacara del colegio se dedicó a cuidar el ganado que tenía su padre. Miguel siempre llevaba en su zurrón la comida que le preparaba su madre y libros de poetas que le distraían en sus horas de soledad. Sus autores preferidos eran Gabriel Miró, Garcilaso, Rubén Darío, San Juan de la Cruz,... Miguel se distraía con la poesía y cuando estaba en el campo con las cabras en muchas ocasiones se le escaparon o se comieron las habas de los huertos.

Miguel escribe un poema para relatar estos sucesos:



¡Ay! Perdonadme un momento.
Voy a echarle una pedrada
a la "Luná", que se ha ido
artera a un bancal de habas,
y el huertano dueño de ellas
me está gritando desgracias.



AMIGO DE SUS AMIGOS
Miguel Hernández y su mujer Josefina Manresa
En Orihuela se reunía por las tardes con sus amigos llamados Carlos Fenoll, Ramón Sijé, Jesús Poveda, José Murcia,... con los que recitaban poesías, leían libros y comentaban novedades literarias. Sus paisanos de Orihuela no comprendieron las aficiones literarias de Miguel y se reían de él. Pero él no se desanimó y ayudado por sus amigos siguió escribiendo. Fue a Madrid en dos ocasiones. En la segunda, en 1934 conoce al poeta chileno Pablo Neruda que le ayudó mucho, también conoce a Vicente Aleixandre que sería su gran amigo. Miguel también entabló amistad con Federico García Lorca, Juan Ramón Jimenez, Rafael Alberti y Antonio Machado.

Juan Ramón Jiménez dijo de él: "Que no se pierda esta voz, este acento, este aliento joven de España".

En Madrid conoció a su musa, Josefina Manresa y publicó el libro "El rayo que no cesa".

TRISTE GUERRA
Miguel Hernández y su esposa
Un 18 de julio de 1936 estalla una guerra civil en España. En aquella época Miguel fue pronunciando conferencias, representando obras de teatro y recitando poemas. Una vez terminada la guerra Miguel es encarcelado varias veces. En la carcel atraviesa una profunda tristeza y preocupación por su esposa y su hijo. Escribe "Cancionero", "Romancero de ausencias".
En 1942 murió en la cárcel de Alicante a los 31 años de edad.


Él decía:
Que mi voz suba a los montes
y baje a la tierra y truene,
eso pide mi garganta
desde ahora y desde siempre.

Miguel Hernández es un poeta que no sólo amaba a los niños, sino que él mismo nunca dejó de ser un niño.

Esperamos que os haya gustado Miguel Hernández, a nosotros nos encantó. Os animamos a leer su poemas.
María Dolores y su hijo Miguel.
Google

9 comentarios:

  1. Pobrecillo¡¡ Murio a los 31 años de edad. Que injusticia¡¡¡ Ya quisiera ser Yo Miguel Hernandez
    >:(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una injusticia muy grande, porque Miguel Hernández fue un hombre bueno y nunca deseó el mal a nadie. Leer sus poemas y su vida nos impresionó mucho.

      Eliminar
  2. esta información me ha venido super bn porque tenía qe hacer un trabajo.GRACIAS INTERNET!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Una de tantas canalladas del odio y la sinrazón, la muerte de este extraordinario poeta.
    Soy mayor y ahora participo voluntariamente como cuenta cuento, para los niños.
    Me encanta contarles el potro oscuro a los peques en los colegios donde particimos.
    Gracias Miguel Hernandez por dejarnos tantas cosas bellas escritas. Que tu voz no se calle nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario!
      Miguel Hernández fue un poeta magnífico, incomprendido por los suyos y es justo que recordemos su figura y sus poemas.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...